Punta Faro, Cartagena
Una boda íntima en una islas a 2 horas en lancha, alejados del bullicio de la ciudad; con sus padres y amigos como testigos, Natalia y Vincent dieron el sí por el resto de sus vidas. 
Cuando dejas a un lado la tradición y vas en ayuda de tu novio
Las madres de Natalia y Vincent esperando para bendecir la boda de sus hijos.
Rituales simbólicos y risas frente al mar hicieron de este día algo aún más especial para la pareja
El sentido de la vida consiste en disfrutar de los pequeños detalles inesperados

You may also like

Back to Top